Fotos de jóvenes. Fotos de chicas jóvenes . Jóvenes guapas a las que puedes ver en nuestras webcam. Jóvenes y jovencitas mayores de edad.

Si eres menor de edad en tu país deberás pinchar Aquí: SALIR  

La Pelirroja

La Rubia

La Morena

La Romántica

Las Amigas

La Atrevida

El Cul...

El coñ..

Las Lesbian...

 

 

fotos de jovenes caseras oral fotos de jovenes caseras porno sado fotos de jovenes caseras voyeur
       
fotos de jovenes caseras voyer fotos de jovenes caseras amater fotos de jovenes caseras anal fotos de jovenes caseras bisex

VOLVER A JOVENCITAS

fotos de jovenes   fotos jovenes amateur

Sexo Gratis | Sexo Gay | Fotos de sexo Gratis

AQUEL ENCANTO DE UNIVERSIDAD

Voyerismo. Puso su ojo en la cerradura y poniéndose muy caliente espió a la profe y al portero, como entre juego y juego se daban sus buenos sobeos.
 

 

Tuve que ir hasta las habitaciones de los profesores tutores, situadas en el último piso de aquella vieja Universidad Laboral, para entregar los exámenes de OCT, piqué a la puerta pero nadie respondía, aunque me parecía oír ciertos murmullos. Tal vez no había picado muy fuerte, por eso antes de volver a picar, miré a ambos lados del pasillo, y viendo que no había moros en la costa, puse mi ojo e la vieja cerradura, y lo que entreví era una escena que me dejó patidifuso, y que por supuesto tuvo como reacción natural de mi cuerpo de mozalbete 20 añitos, que mi querido príapo tomara unas dimensiones más que totales.

A la profe se la veía asomada por el alto ventanuco que da a los patios de deporte, quedando pues su espalda casi directamente con la puerta, y allí estaba la muy ladina Morgana ya metida en años y carnes, hablando por teléfono, con una camiseta que le tapaba la espalda y que supongo que las tetas a los que la estuvieran viendo asomada a la ventana. Hablaba por teléfono como digo, con una mano, mientras con la otra, tenía las blancas bragas de blonda a la altura de las rodillas, aprovechaba para darse un repaso de bajos, a la vez que abombaba el culo hacia atrás y me dejaba ver su buena armada grupa, con aquel ojete negro rematado de pelirrojos pelos.

La verdad es que casi que me sale el ojo por la cerradura, de tanto querer ceñirme al pequeño visor para no perder detalle. Ella seguía auto consolándose, mientras yo me dispuse a ocuparme de mi príapo que pronto escapó raudo y veloz de su prisión y ya iban los chorretones a punto de subir cánula arriba, cuando sentí las puertas del fondo del pasillo, sin pensarlo dos veces me metí en la habitación aledaña sin reparar en más, en parte, porque la habitación estaba a oscuras. Tanteando en la oscuridad busqué el interruptor pero no acababa de dar con él, cuando escuché voces en la habitación vecina, de la cual provenía un rayito de luz que se filtraba por la cerradura de la puerta de comunicación entre ambas habitaciones.

Si la acción del masajeo de la gorda profesora, el verla ahora acosada por el viejo bedel, que con el pollón en ristre, que intentaba una y otra vez bajarle las bragas para encalomársela a la mínima de cambio, Se veía que el juego les íba a los dos, pues a la jodida profe de FOL le gustaba el tomate que allí se daban, pues entre juego y juego le daba sus buenos sobeos a instrumento del portero, el cual no pudo aguantar más el envite y se vino en pleno tetamen de la tutora de mi curso, el jodido portero que nos las hacía pasar canutas, viendo los churretones en la blancas tetas se puso a lamer su propia leche y a rebañar los saliente pezones de aquellas tetazas meloneras.

Morgana no contenta con ello, empezó a ordeñar el pitón de Venancio el portero, que dejó salir de sus abultados huevos otro buen mejunje, el cual la Sra. Profesora apartando ya de una vez a un lado las bragas se lo untó a capricho por la almeja y su pelirroja pelambrera.

Al portero ya la tenía de rodillas y mientras le mamaba el pollón, ahora ya no tan largo, pero gordo como un pepino, si yo creo que tengo unos 28 cm, el cabrón debía tener unos 35 pues la cosa era descomunal, al menos así la veía, que para mí que aquello a cada lamida de la profe.

Terminé sacándome los pantalones y los calzoncillos, y me puse también de rodillas, para poder espiarlos mejor, ponerme en pelotas en aquella caldeada y oscura habitación y ver aquellos dos en plena faena de calentamiento, fue algo que pronto me dispuso también a mí a dar cumplida cuenta de mi huérfano pollón, estaba ensalivando el cantimpalo y mi culito, me encanta tenerlo ensalivado mientras me pajeo, pues siento como se abre en busca de algún que otro entretenimiento que de muy tarde en tarde le doy con la gorda estilográfica Montblanc que mi tiíta me regaló, y con la cual le hice también algún que otro trabajito a ella.

Ahora, la profe, como si se riera de mi falta de desahogo, se puso a cuatro patas, y mandó al subordinado que se subiera a su grupa dejando el príapo hacia atrás de tal forma que fuera rozando aquel oscuro ojete y su peluda almeja. Ver como aquel misil se iba acercando a la diana era algo me ponía a punto de reventar, en ello estaba cuando sentí que algo o alguien me cogía del nabo y me ponía algo punzante en la nuca. Creí que me iban a matar, aunque lo que sucedió fue que me dieron unos rápidos subes y bajas en la polla, lo cual terminó de convencerme de que aquello no era el final sino el principio de algo.

Los pajoteos fueron intensos y muy profesionales, según me fui dejando hacer la presión sobre la nuca desapareció y pronto fue la susodicha manso amenazante la que ahora se iba en busca de mi ojete, el cual encontró ensalivado y apunto caramelo, sentí como entraba un largo dedo suave y cabrioso que pronto recorrió la zona del periné llevándome al más allá de los mares.

A todo esto yo no quité el ojo de la cerradura tras la cual podía ir viendo como milímetro a milímetro aquel gordo salchichón de Venancio se iba abriendo camino entre la pelambre de la profe, y se hundía en aquella almejita tan deseada, entre aquellos enormes y sonrosados labios que se hacían aun lado para dejar entrar al ariete.
También sentí como un fino ariete pugnaba por hacerse hueco en mi culito, me importó más bien poco, pues entre la vista que me deparaba mi querida profesora, y aquel increíble pajoteo del que era fruto, un sube y baja acompasado por una mano que giraba frotando la cabeza de mi capullo era algo sublime y que perdía a cada momento. En cada giro de aquella mano, era como cuando uno se sube a la Montaña Rusa, me daban unas vueltas de placer y sentía que, a cada uno de aquellos giróvagos movimientos del pajeador, su ariete se iba introduciendo en mi culo hasta los mismos cojones, sentí como éstos entrechocaban entre sí, y sentí también el acelerón del Venancio hundiéndole el espadón a Morgana y como los giróvagos movimientos sobre mi capullo me llevaron a un completo éxtasis de placer y gritos y abandono.

No sé lo que pasó luego, pero me sentí querido en una nebulosa habitación por más de unas manos, y palpé las ansiadas tetas de mi profesora, en cuyos brazos no me digáis como pero terminé y es más cuando recobraba el sen de mi existencia me veía allí clavado en su ojete, encima de aquella grupa que tantas tardes había visto en la clase, y que tantos sueños e ilusiones me creó que hoy se hacían todas ellas realidad.

Eso sí había que pagar un peaje y éste era dejarse encandilar por el hijo de la profe, de tan fino piriulillo y tan mágicas manos que había tenido ya el gusto de probar. Pero merecía la pena, y máximo cuando Morgana obligaba al jodido Venancio a chuparnos la polla o tener que abrir su ojete para que se la claváramos, si quería follar con ella.

Abelardo de Leire Aleyre (arroba) latinmail.com